Una de nuestras consultas frecuentes en nuestra clínica dental es sobre el uso o no del enjuague bucal de clorhexidina (indistintamente de las marcas comerciales), y de cualquier otro tipo de antiséptico oral, que pueden ser en formato líquido para enjuague bucal o en gel para aplicar directamente en las zonas afectadas. Hoy en día existen diferentes antisépticos orales, como alternativas a la clorhexidina, como pueden ser los basados en ácido hiaurónico.

La clorhexidina es uno de los antisépticos de indicación profesional más utilizado, aunque en muchos casos se puede susitutir por nuevos productos o por elementos que por su constitución, se adapten mejor al tratamiento que necesita el paciente. Los antisépticos orales se usan en gran medida en casos de gingivitis y periodontitis, pero también para ayudar a evitar infecciones antes y después de las distintas intervenciones como cirugías orales, extracciones, etc., ya que sus componentes ayudan en la curación de la mucosa bucal, realizando además un efecto anti-bacteriano que ayuda a mantener controlada la placa.

Los diversos tipos de antisépticos que podemos encontrar en el mercado, dependen de su composición y concentración. Esto es debido que los tratamientos dependerán de la fase en que se realice que puede ser etiológica, correctiva o de mantenimiento. Por ello dispondremos de productos con una mayor o menor concentración de sus componentes, bien sea clorhexidina, ácido hialurónico u otro tipo de sustancia antiséptica.

Uso prolongado

En ocasiones, el uso prolongado de productos con clorhexidina puede provocar manchas o tinciones marrones en la dentadura y en la lengua.

Esto tiene fácil solución a través de una limpieza bucal (profilaxis), que podrá realizar tu dentista una vez finalices el tratamiento.

Pero en cualquier caso, los antisépticos orales deben utilizarse solo en los casos en los que tu dentista lo recomiende y bajo su supervisión. No debemos interrumpir el tratamiento en ningún momento mientras dure la pauta, aunque aparezcan las tinciones y manchas anteriormente mencionadas. Simplemente se lo comentaremos al dentista y solo interrumpiremos la pauta si él o ella así nos lo indica.

Ante cualquier problema bucal, te recomendamos acudir a consulta del dentista antes de tomar decisiones o automedicarse, ya que el odontólogo evaluará tu situación particular y tomará la solución más saludable y efectiva para solucionar tu problema bucal.

A la larga tu salud y tu boca te lo agradecerán.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *